APP para bajar de peso, forma arriesgada de abordar la obesidad infantil

Peso: Específicamente en menores de cinco años, se estimó que en 2016, más de 41 millones de niños en todo el mundo tenían sobrepesopeso o eran obesos.

Por Hiba Jebeile y Tracy Burrows / Medical Press

Durante la última semana, una aplicación de pérdida de peso dirigida a niños y adolescentes de 8 a 17 años ha generado preocupación entre los profesionales de la salud y los padres de todo el mundo.

Más de 90 mil personas han firmado una petición en línea pidiendo el retiro de una app llamada Kurbo.

Kurbo se lanzó en 2014. WW (anteriormente Weight Watchers) lo compró el año pasado y recientemente lo relanzó. Actualmente solo está disponible en los Estados Unidos, pero podríamos verlo lanzado en Australia y otros países.

En América Latina, más de 20% (aproximadamente 42.5 millones) de niños de entre 0 a 19 años presentan sobrepeso u obesidad.

Específicamente en menores de cinco años, se estimó que en 2016, más de 41 millones de niños en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos.

Es probable que el exceso de peso persista hasta la edad adulta y se asocie con el desarrollo de enfermedades crónicas.

Si bien hay solicitudes de mejores opciones de tratamiento, la forma en que se administran los tratamientos para la obesidad es importante.

El uso no supervisado de una aplicación que alienta a los niños a controlar su peso conlleva el peligro de perpetuar problemas de imagen corporal y conducir a una alimentación desordenada.

El sistema de semáforo

Kurbo se basa en el sistema de semáforos, una intervención de estilo de vida basada en la familia desarrollada por la Universidad de Stanford.

Este sistema agrupa los alimentos en tres categorías:

“Rojo” (limitarlos o presupuestarlos en su plan, por ejemplo, caramelos y refrescos)

“Ámbar” (Observar la porción, por ejemplo, carne magra y pasta)

“Verde” (Comer en cualquier momento, por ejemplo, frutas y verduras)

El objetivo de este sistema es alentar a las familias a comer más alimentos “verdes” y menos alimentos “rojos”.

Se ha demostrado que el sistema de semáforos es efectivo para mejorar los resultados relacionados con el peso en niños tratados por sobrepeso u obesidad sin un efecto negativo en los comportamientos alimentarios, cuando es utilizado por toda la familia a través de un programa respaldado.

Pero Kurbo utiliza el sistema de semáforos como una aplicación en línea dirigida a los niños directamente, en lugar de dirigirse a los padres o las familias.

Los niños menores de 13 años necesitan el permiso de los padres para descargar la aplicación, pero los mayores de 13 años no.

Junto con otras características, la versión pagada de la aplicación proporciona a los niños un registro semanal por video chat con un entrenador de salud.

La capacitación que los entrenadores de salud han tenido en obesidad infantil, salud mental e imagen corporal no está claro.

Posibles pros

La tecnología y las aplicaciones que brindan servicios de salud están creciendo en número, y pueden ser convenientes y rentables.

Es importante destacar que las familias realmente quieren usar la tecnología en la búsqueda de mayor flexibilidad en la forma en que reciben apoyo nutricional.

En un estudio de una intervención de nutrición de telesalud con un sitio web, un grupo de Facebook y mensajes de texto, los beneficios incluyeron la facilidad de autocontrol y un mayor acceso a servicios para familias que viven en áreas remotas. Esta intervención resultó en mejores hábitos alimenticios en los niños.

Las aplicaciones en particular son una opción prometedora porque son portátiles y pueden conectarse con otras tecnologías.

Kurbo fue una de las tres aplicaciones dirigidas a niños identificados en una revisión de 2016 de aplicaciones móviles para el control de peso.

Se descubrió que la versión de la aplicación evaluada en el momento de la revisión cumplía con ocho estrategias basadas en evidencia para el control del peso: autocontrol, establecimiento de objetivos, apoyo para la actividad física, apoyo para una alimentación saludable, apoyo social, gamificación y comentarios personalizados entregados a través de un entrenador de salud.

La tecnología evoluciona rápidamente, por lo que no está claro si todas estas características permanecen en la versión actual. Como la aplicación solo está disponible en los Estados Unidos, No podemos acceder a la aplicación directamente para verificar esto.

Kurbo informa que el 90% de los participantes del estudio piloto mantuvieron o redujeron su peso y experimentaron “niveles más altos de felicidad, confianza en sí mismos y autoestima “.

Pero lo más importante, la aplicación no ha sido investigada científica e independientemente.

Posibles contras

Dirigirse a los niños con una aplicación centrada en el peso plantea preocupaciones sobre el riesgo potencial de desarrollar trastornos alimentarios o de alimentación desordenados.

La investigación ha demostrado una asociación entre la dieta autoinformada durante la adolescencia y un mayor riesgo de atracones y trastornos alimentarios. Estos datos resaltan el riesgo de cambios en la dieta sin supervisión.

Dirigirse a los niños, en lugar de a los padres, transfiere la responsabilidad al niño. Con los alimentos disponibles para ellos en gran medida fuera de su control, esto podría llevar a sentimientos de fracaso internalizados si no pueden cumplir con el programa.

Te puede interesar: Reino Unido impondría impuesto a batidos de leche para combatir obesidad infantil

Si bien Kurbo está diseñado para desarrollar comportamientos alimenticios saludables, los materiales de marketing envían diferentes mensajes. Esto incluye el uso de imágenes de antes y después en niños de hasta ocho años para promover historias exitosas.

No sabemos cómo afectarán a los niños, tanto a corto como a largo plazo. Los niños están en una edad en la que la imagen corporal es frágil debido a los cambios que se producen en preparación para la pubertad o durante la misma.

La importancia de la supervisión

Una revisión recientemente publicada de 30 estudios encontró que los programas de tratamiento de la obesidad administrados profesionalmente, realizados en niños y adolescentes, se asociaron con un menor riesgo de trastorno alimentario.

Los programas de tratamiento incluidos en la revisión incluyeron contacto cara a cara regular con un profesional capacitado; generalmente un dietista, nutricionista o psicólogo.

Esta revisión destaca que el modo de entrega y la duración del contacto son aspectos importantes del control de peso.

Se han realizado estudios limitados que evalúan el riesgo de los niños de desarrollar trastornos alimentarios después de las intervenciones en línea, por lo que el impacto de Kurbo en esto sigue siendo desconocido.

Kurbo afirma que supervisará a los participantes por problemas de seguridad, incluida la pérdida de peso rápida y problemas de salud mental, y notificará a los padres si esto ocurre.

Como programa comercialmente disponible, no está claro cómo y si se tomarán medidas de seguridad. Esto se compara con un programa realizado en un entorno de salud o como un ensayo clínico, que tendría estrategias establecidas, aprobadas por un comité de ética, para identificar eventos adversos inesperados.

La pérdida de peso no siempre es el objetivo correcto

Las pautas australianas recomiendan el mantenimiento del peso en lugar de la pérdida de peso para la mayoría de los niños antes de la pubertad, porque se espera que su peso y altura aumenten a medida que crecen.

Se recomienda la pérdida de peso, con el apoyo de un profesional de la salud, para adolescentes con obesidad moderada a severa y / o aquellos que han comenzado a desarrollar complicaciones como la prediabetes. El tratamiento debe estar dirigido al estilo de vida individual e implicar un contacto regular.

Si los padres están preocupados por el peso de sus hijos, deben consultar a su médico de cabecera o un dietista acreditado, para evaluar si se requiere intervención y las opciones adecuadas.

Fuente:

Weight Watchers’ new app for children sparks concern

Childhood and adolescent overweight and obesity in Latin America: a systematic review

Organización Mundial de la Salud [internet]. Ginebra: OMS [citado feb 4, 2018]. Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud. Sobrepeso y Obesidad Infantiles [aprox 2 pantallas].

La obesidad infantil es un gran riesgo para la edad adulta

Pediatric Weight Control Program

Changes in eating disorder symptoms with pediatric obesity treatment

Predictors of child weight loss and maintenance among family-based treatment completers

Nutrition Interventions for Prevention and Management of Childhood Obesity: What Do Parents Want from an eHealth Program?

Fidelity and acceptability of a family-focused technology-based telehealth nutrition intervention for child weight management

Mobile Apps for Weight Management: A Scoping Review

Kurbo: A Digital Health Solution for Overweight Youth

Kurbo Health Partners with Humana to Provide Mobile Health Coaching and Weight Loss Program as Wellness Benefit for Children and Teens

Shared Risk and Protective Factors for Overweight and Disordered Eating in Adolescents

Onset of adolescent eating disorders: population based cohort study over 3 years

Kurbo updates

Treatment of obesity, with a dietary component, and eating disorder risk in children and adolescents: A systematic review with meta‐analysis

Clinical Practice Guidelines for the management of overweight and obesity

Find an Accredited Practising Dietitian

Medical Press