Desayuno, primordial en la prevención de la enfermedad cardiovascular

Por: ILSO

Los análisis sugieren que 'saltarse' el desayuno podría ser un marcador o un factor de riesgo para las fases iniciales de la enfermedad aterosclerótica.

Desayunar menos del 5 por ciento de las calorías diarias recomendadas -menos de 100 calorías- en una dieta de 2 mil calorías por día, duplica el riesgo de lesiones ateroscleróticas independientemente de la presencia de factores de riesgo tradicionales para la enfermedad cardiovascular (ECV).Desayuno

Estos son los resultados del estudio Progression and Early Detection of Atherosclerosis (PESA), realizado por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC), con la colaboración del Banco Santander, y que se publica en The Journal of American College of Cardiology (JACC).

PESA es un estudio prospectivo de cohortes en el que se controla a largo plazo a más de 4.000 individuos de edad intermedia y que ha sido liderado por Valentín Fuster, director general del CNIC. Los resultados no solo confirman el importante papel del desayuno sobre la salud cardiovascular, sino que sugieren que saltarse el desayuno podría servir como marcador de hábitos alimenticios y de un estilo de vida poco saludable.

Desayunar menos del 5% de las calorías diarias recomendadas duplica el riesgo de lesiones ateroscleróticas.

El objetivo de la investigación ha sido caracterizar la asociación entre tres patrones de desayuno y los factores de riesgo cardiovasculares, y, en particular, si saltarse el desayuno normal se asocia con aterosclerosis subclínica. Para ello se analizó la presencia de placas ateroscleróticas en diferentes regiones: arterias carótidas y femorales, aorta y coronarias, en una población sin antecedentes de enfermedad cardiovascular.

Resultados

El 20 por ciento de los participantes tomaba un desayuno con alto valor energético (más del 20 por ciento de las calorías diarias), el 70 por ciento un desayuno de bajo valor energético (entre 5 y 20 por ciento de las calorías diarias), y un 3 por ciento desayunaba muy poco o nada (menos del 5 por ciento de las calorías diarias) y apenas invertía 5 minutos en su desayuno, bebiendo sólo café o zumo de naranja o incluso omitía el desayuno. Además, según los investigadores del CNIC, este último grupo se caracterizada por seguir una dieta menos saludable y mayor prevalencia de factores de riesgo cardiovascular.

Gracias a los estudios con tecnología de ultrasonido (ecografía) vascular, los investigadores han observado una presencia de hasta 1,5 veces en el número de placas ateroscleróticas y una afectación en varias regiones de hasta 2,5 veces mayor en el grupo que se saltaba el desayuno comparado con el que ingería uno más energético, independientemente de la presencia de factores de riesgo cardiovascular y hábitos de vida poco saludables, según Irina Uzhova, investigadora del CNIC y primera autora del trabajo.

Prevención

Hasta la fecha algunos estudios poblacionales han demostrado que desayunar bien está relacionado con menor peso, una dieta más saludable y un menor riesgo de desarrollar factores de riesgo cardiovascular, como colesterol elevado, hipertensión o diabetes. Asimismo, se sabe que ciertos factores asociados con el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares, como diabetes, obesidad, hipertensión y dislipidemia son modificables mediante cambios en el estilo de vida. Por ello, la dieta, incluyendo tanto la calidad nutricional como los patrones de alimentación adquiridos, constituye un objetivo principal de las estrategias de prevención de las enfermedades cardiovasculares.

José Luis Peñalvo, otro de los autores, ha añadido que se trata del primer estudio que evidencia de forma directa la asociación entre diferentes patrones de desayuno con la presencia de lesiones ateroscleróticas visualizadas por métodos no invasivos.

Según José María Ordovás, autor de este estudio y experto en nutrigenómica del CNIC, los análisis sugieren que saltarse el desayuno podría ser un verdadero marcador o incluso un factor de riesgo para estas fases iniciales de la enfermedad aterosclerótica, cuyo mecanismo de acción habrá que investigar.

"Necesitamos marcadores de riesgo más precoces y precisos en las fases iniciales de la enfermedad aterosclerótica que nos permitan mejorar la prevención en el riesgo de sufrir un infarto, un ictus o muerte súbita. Y los resultados de este trabajo contribuyen definitivamente a ello", ha comentado Antonio Fernández-Ortiz, investigador del CNIC y coordinador científico del estudio PESA.

Fuentes:

Diario Médico

The Progression and Early detection of Subclinical Atherosclerosis (PESA) study: rationale and design

 

Podcasts

medcenter