Las palabras acercan a la gente a comidas más saludables

Describir las salchichas ‘con especias’ en lugar de ‘sin carne’ y promocionar una sopa como ‘cubana’ en lugar de ‘vegetariana baja en grasa’, fue fundamental para acercan a la gente a comidas más saludables.

El lenguaje es una de las armas más poderosas, y en el sentido de la alimentación puede tener una importancia muy grande para acercar a la gente a que tenga mejores hábitos.

Una investigación del centro de estudios World Resources Institute, de Estados Unidos, reveló que las ventas de algunas cafeterías de ese país aumentaron con una promoción distinta en el concepto de algunos alimentos.

Describir las salchichas como ‘con especias’ en lugar de ‘sin carne’ y promocionar una sopa como ‘cubana’ en lugar de ‘vegetariana baja en grasa’, fue fundamental para aumentar las ventas en estas cafeterías.

Según expertos, la promoción inteligente con palabras ‘sabrosas’ puede aumentar las ventas de platos a base de vegetales en más de un 70 por ciento.

Lo anterior se dio en medio de una campaña para reducir el consumo de carne y mejorar la salud humana y planetaria.

“En este momento, el lenguaje predominante es ‘sin carne’, ‘vegano’ y ‘vegetariano’, y eso no tiene asociaciones con lo sabroso”, dijo Daniel Vennard, jefe del laboratorio de mejores compras de la IRG, que apunta a que la gente consuma alimentos más sostenibles.

Añadió que “el idioma no es una solución mágica, pero tendrá un papel clave en contextualizar la comida y atraer a un nuevo sector de la población”.

Y es que muchas personas en Estados Unidos y Europa consumen más del doble de la cantidad de carne que se recomienda para su salud.

Te puede interesar: Prueba de saliva en prescolares predice riesgo de obesidad

Por lo que expertos dicen que reducir el consumo de productos animales sería una forma relativamente fácil de enfrentar el cambio climático.

Apenas en enero, investigadores de The EAT-Lancet Commission on Food, Planet, Health dieron a conocer lo que sería una dieta ideal, la cual radicaría en: duplicar el consumo de nueces, frutas, verduras y legumbres, y reducir a la mitad el consumo de carne y azúcar.

Lo anterior podría prevenir 11 millones de muertes prematuras y reducir las emisiones que calientan al planeta. Sin embargo, a menudo se considera que los veganos son hippies débiles.

Y los consumidores rechazan las comidas vegetarianas porque las consideran desabridas, según el estudio de dos años de la IRG, que instó a restaurantes y minoristas a enfatizar en la procedencia, el sabor, el aspecto y la sensación de los alimentos.

“Los hallazgos pueden ayudar al mundo a avanzar hacia una dieta más sostenible al hacer que los alimentos de origen vegetal sean más normales y más apetitosos”, comentó Vennard.

Fuentes:

World Resources Institute

The EAT-Lancet Commission Summary Report

Con información de la agencia Reuters