Los niños con obesidad corren más riesgo de padecer asma

El asma pediátrico se encuentra entra las afecciones infantiles más dominantes. En tanto, la obesidad se considera una epidemia que afecta a los pequeños.

El diez por ciento de los casos de asma infantil podrían evitarse si la obesidad fuese eliminada, según una investigación dirigida por Nemours Children’s Health.

El documento, publicado en la revista Pedriatics, constata que el sobrepeso infantil es un factor importante a hora de contraer asma y que además agrava los síntomas.

“El asma pediátrico se encuentra entra las afecciones infantiles más dominantes”, explica Terri Finkel, una de los tres investigadores del Nemours Children’s Health System.

En Estados Unidos, aproximadamente 20 millones de personas padecen asma y casi nueve millones de ellas son niños, según datos de la Biblioteca Nacional de Medicina.

La investigación se realizó gracias a PEDSnet, una red de interdisciplinar que lleva a cabo una investigación observacional y ensayos clínicos en ocho de los sistemas de salud infantil más grande de Estados Unidos.

PEDSnet ha proporcionado al estudio estructuras del Big Data, que permite analizar y extraer conclusiones de grandes bases de datos.

“El asma infantil tiene un alto costo para los pacientes, las familias y el sistema de salud general”, añade Finkel, también presidenta de Pediatría y directora científica del Nemours Children’s Hospital en Orlando.

“Nuestros datos muestran que reducir la obesidad infantil podría bajar significativamente la partida del asma en los presupuestos de la salud pública”, precisa.

Los análisis de los registros médicos incluyen a más 500 mil niños.

Los investigadores revisaron datos no identificados de pacientes entre 2 y 17 años sin historial de asma, que recibieron atención de seis centros médicos académicos infantiles entre 2009 y 2015.

Pacientes con sobrepeso u obesos fueron emparejados con pacientes de peso normal, de la misma edad, sexo, raza, etnia, tipo de seguro y ubicación de atención sanitaria. El estudio incluía datos de 507 mil 496 niños y 19 mil 581.972 visitas.

Los investigadores encontraron que la posibilidad de un asma diagnosticada entre niños con obesidad era significativamente más alta que en los niños de rango de peso normal. También que del 23% al 27% en los nuevos casos de asma en niños con obesidad son directamente atribuibles a la obesidad. Además, la obesidad en los niños con asma parece aumentar la gravedad de la enfermedad.

Aunque los datos del estudio sugieren que un millón de casos de asma en niños puedan ser directamente atribuibles al sobrepeso y obesidad, y que al menos el 10 % de todos los casos de Estados Unidos de asma podrían evitarse si no existiese la obesidad ni el sobrepeso infantil,  el estudio muestra varias limitaciones.

Estas limitaciones impiden considerar absolutas sus conclusiones sobre la naturaleza causal entre la obesidad y el asma. Además, si bien el estudio incluye datos de una gran población de niños geográficamente diversa, los niños rurales no están lo suficientemente representados en los resultados del estudio.

La investigación a profundidad

El equipo de investigación espera utilizar las capacidades del PEDSnet para continuar obteniendo una nueva perspectiva epidemiológica sobre la relación entra la obesidad y el asma infantil.

Cada institución miembro de PEDSnet puede asignar sus propios datos a la base de datos, creando así un recurso enorme a través de la red con el poder de producir hallazgos de forma relativamente rápida.

“Abordar la obesidad infantil debe ser una prioridad para ayudar a mejorar la calidad de vida de los niños y ayudar a reducir el asma infantil” dice Finkel, y añade que este es el primer estudio de este tipo y que esto es posible gracias a la colaboración de datos de PEDSnet.

La introducción del Big Data en futuras investigaciones podrá agilizar y ampliar el espectro de estudio, tal como afirma la experta, señalando que la colaboración de PEDSnet otorga el poder del Big Data a la investigación y medicina pediátrica, así como el conocimiento para estructurar los datos y entender cómo extraer los puntos más significativos.

Fuente:

Being Overweight or Obese and the Development of Asthma. Jason E. Lang, H. et al. Pediatrics Nov 2018, e20182119. DOI:10.1542/peds.2018-2119

Con información de Tendencias21