Mindfulness: Atención plena y salud

Mindfulness: Se basa en la meditación budista e implica tener conciencia del “aquí y el ahora”, con interés y curiosidad en las sensaciones, pensamientos y emociones.

Mtra. en Psic. Dulce María Monroy Robles

La atención plena o mindfulness es definida por Jon Kabat-Zinn (2003), la figura más relevante de esta forma de pensamiento en occidente, como la conciencia que surge al prestar atención a propósito en el momento presente, sin juicios y con aceptación.

Se basa en la meditación budista e implica tener conciencia del “aquí y el ahora”, con interés y curiosidad en las diferentes sensaciones, pensamientos y emociones (Moñivas, García-Diex & García-De-Silva, 2012). La practica de la atención plena se puede hacer de manera formal o informal.

Mindfulness formal

Cuando es formal, implica un tiempo y espacio específico. En general basta con un lugar tranquilo y silencioso; el tiempo es variable, se puede practicar 5 o hasta 120 minutos, lo importante es que se haga de forma constante.

En cuanto a la postura es común que sea sentado, pero hay ejercicios como la exploración corporal que se pueden hacer acostado, incluso se puede hacer atención plena en movimiento, para lo cual se recurre al hatha yoga (Kabat-Zinn, 2016).

De acuerdo con Kabat-Zinn (2016), durante la práctica formal es importante adoptar las siguientes actitudes:

  • No juzgar. Se trata de asumir la postura de testigo imparcial y ser simplemente un observador de la propia experiencia, el hábito de juzgar las experiencias limita a las personas a tener reacciones mecánicas de las que no se da cuenta.
  • Paciencia. Implica estar totalmente abierto a cada momento, aceptándolo tal como es, sabiendo que cada cosa tiene su momento.
  • Mente de principiante. Se trata de tener una mente dispuesta a ver todo como si fuese la primera vez, libre de expectativas y con curiosidad, ya que ningún momento es igual a otro.
  • Confianza. Se trata de ser uno mismo y desarrollar sensibilidad a las señales del cuerpo, estar abiertos a aprender del exterior y a la vez asumir una actitud de confianza en uno mismo.
  • No esforzarse. La mejor manera de tener buenos resultados practicando atención plena, es huir de esforzarse en lograr resultados y comenzar a concentrarse en ver y aceptar las cosas como son en cada momento. Se trata de ser y no de hacer.
  • Aceptación. Significa ver las cosas como son en el momento presente, aceptándolas por el simple hecho de que están en el aquí y ahora. Cuando una persona intenta forzar que las situaciones se acoplen a lo que le gustaría sólo consigue ponerse tenso, sin embargo, la aceptación no implica resignarse o abandonar lo que personalmente es importante.
  • Ceder. Implica no apegarse, no aferrarse y más bien soltar (ideas, sensaciones y experiencias agradables o desagradables).

A partir de la práctica con dichas actitudes los beneficios que se pueden obtener son: aumento de la concentración, reducción de pensamientos y conductas automáticas, minimización de los efectos negativos de la ansiedad y/o estrés, disfrutar del momento presente, potenciación la autoconciencia y reducción del sufrimiento (Moñivas, García-Diex & García-De-Silva, 2012).

Mindfulness informal

En cuanto a la práctica informal de la atención plena, no se requiere de un espacio o tiempo específico, pues en realidad se trata de vivir con atención, realmente involucrarse en cada una de las actividades del día a día, por ejemplo, al darse un baño, al comer, al escuchar a los demás, al caminar, etcétera, sin divagar entre el pasado o el futuro (Kabat-Zinn, 2016).

REBAP

Son múltiples las aplicaciones que se han hecho de la atención plena en la salud, sin embargo, el estrés es una de las principales. Jon Kabat-Zinn desarrolló un programa llamado Reducción del Estrés Basada en Atención Plena (REBAP), el cual originalmente fue creado como un curso de formato grupal, con una duración de 8 semanas durante las cuales los pacientes asisten a clase una vez por semana (2 horas y media) y finalmente toman una clase extra de 6 horas. Asimismo, se les entregan cintas de audio con técnicas de atención plena para que practiquen diariamente en casa de forma individual al menos 6 días a la semana (Kabat-Zinn, 2016).

REBAP ha sido adaptado y empleado de forma eficaz en ambientes hospitalarios para problemas de salud como: estrés asociado a alguna enfermedad, dolor crónico (fibromialgia y cáncer), dolor agudo, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, cefaleas, fatiga crónica, problemas de piel y alteraciones de sueño (Moñivas, García-Diex & García-De-Silva, 2012).

Además del programa propuesto por Kabat-Zinn existen terapias psicológicas que se basan en la atención plena para tratar distintas patologías como trastornos de la conducta alimentaria, depresión, ansiedad, trastornos de la personalidad, abuso de sustancias, entre otros (Vásquez-Dextre, 2016). Las intervenciones basadas en atención plena cada vez van ganando más credibilidad para su uso en la salud.

Dulce María Monroy Robles es licenciada en psicología. Actualmente colabora como Analista de Contenidos en Psicología en el Instituto Latinoamericano de Sobrepeso y Obesidad.

Lista de referencias bibliográficas (en formato APA)

Moñivas, A., & García-Diex, G. & García-De-Silva, R. (2012). Mindfulness (atención plena): concepto y teoría. Portularia, 12, 83-89.

Kabat-Zinn, J. (2016). Vivir con plenitud las crisis. Cómo utilizar la sabiduría del cuerpo y de la mente para enfrentarnos al estrés, el dolor y la enfermedad. Barcelona, España: Kairós.

Kabat-Zinn, J. (2003). Mindfulness-based interventions in context: Past, present, and future. Clinical Psychology. Science and Practice, 10(2), 144-156.

Vásquez-Dextre, E. (2016). Mindfulness: Conceptos generales, psicoterapia y aplicaciones clínicas. Neuropsiquiatría, 79(1), 42-52.