Obesidad: heredamos la “grasa mala” de papá, y la “buena” de mamá

El metabolismo cuenta con dos tipos de tejido graso: uno blanco que almacena calorías extra y el marrón o pardo, grasa “buena” que quema energía para generar calor.

Un estudio publicado en la revista Nature Communications señala que los seres humanos heredamos la grasa peligrosa de nuestros padres y la buena de las madres.

El hallazgo fue hecho por el equipo de investigadores, dirigido por el profesor Jan-Wilhelm Kornfeld del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad del Sur de Dinamarca, Elena Schmidt del Instituto Max Planck de Investigación del Metabolismo, Colonia, Alemania y Martin Bilban de la Universidad Médica de Viena, Austria.

En particular, el equipo descubrió una nueva función del gen H19, el cual demuestra tener un efecto protector único contra el desarrollo del sobrepeso u obesidad y, en consecuencia, podría afectar la aparición de enfermedades asociadas, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

El H19 pertenece a la aplicación, un uno por ciento de nuestros genes, que nosotros, a diferencia del 99 por ciento restante, heredamos exclusivamente de nuestra madre o padre, los llamados genes monoalélicas.

Como resultado de extensos estudios, los investigadores también descubrieron cómo los genes derivados de nuestro padre conducen principalmente al desarrollo de tejido graso blanco, que con mayor frecuencia se encuentran en el estómago, los muslos y la parte trasera, y que puede conducir a enfermedades metabólicas.

Del mismo modo, parece que los genes de nuestra madre conducen principalmente al desarrollo de tejido graso marrón, que se caracteriza por tener un efecto protector contra la obesidad.

Los profesores Jan-Wilhelm Kornfeld y Martin Bilban están encantados con los resultados de la investigación. En su opinión, los resultados podrían constituir un primer paso hacia el desarrollo de mejores tratamientos de la obesidad.

“Al utilizar modelos de ratón, hemos identificado que el gen H19 realiza una forma de control de genes en células de grasa pardas. Hemos podido demostrar que una sobreexpresión del gen H19 en ratones protege contra la obesidad y la resistencia a la insulina.

“Hemos podido detectar patrones similares de control de genes en personas obesas. Por lo tanto, creemos que nuestros resultados pueden ser el primer paso para desarrollar nuevos y mejores tratamientos innovadores para las enfermedades relacionadas con la obesidad”, dice el profesor Jan-Wilhelm Kornfeld.

Las células de grasa marrón queman muchas calorías, mientras que un exceso de células de grasa blanca nos hace tener sobrepeso y enfermedades. Ahora los investigadores han identificado un nuevo gen en las células grasas marrones; un gen que puede ser crucial para el tratamiento de la obesidad en el futuro.

Fuente:

LincRNA H19 protects from dietary obesity by constraining expression of monoallelic genes in brown fat