Proteína p53 podría ayudar a combatir la obesidad

El estudio ha comprobado que activar la p53 en una determinada zona del cerebro de ratones obesos permitía revertir la obesidad.

La proteína p53 podría convertirse un nuevo acierto terapéutico en la atención de la obesidad, ya que un estudio revela que la activarla en una zona concreta del cerebro permite revertir el exceso de peso en ratones obesos.

Los resultados de una nueva investigación, publicados en Nature Communications, muestran que la proteína p53 podría desempeñar también un importante papel en la prevención y el tratamiento de la obesidad.

Estudios previos han mostrado que la principal función de la proteína p53 es evitar que las células crezcan de manera descontrolada y que se formen tumores, por lo que ejerce un efecto protector contra el cáncer.

El presente análisis ha comprobado que activar la p53 en una determinada zona del cerebro de ratones obesos permitía revertir la obesidad. Las proteínas que intervienen en la formación o supresión de tumores también pueden estar involucradas en el desarrollo de obesidad.

Te puede interesar. Obesidad: heredamos la “grasa mala” de papá, y la “buena” de mamá.

El estudio ha sido realizado por investigadores del grupo de Metabolismo Molecular de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), adscrito a CIBERobn (Centro de Investigación Biomédica en Red en el área de fisiopatología de la Obesidad y Nutrición), y al Instituto de Investigaciones Sanitarias de Santiago de Compostela (IDIS).

La p53 afecta a la grasa parda o marrón

La sobrexpresión de p53 redujo la ingesta de los ratones y estimulo la actividad de la grasa parda o marrón, un tejido adiposo que tiene la capacidad de eliminar el exceso de grasa característico de la obesidad, porque se encarga de quemar calorías, incrementando de esta forma el gasto energético.

La inhibición de la proteína en la misma región cerebral, por el contrario, provocaba que los animales fueran más propensos a desarrollar obesidad inducida por el tipo de dieta, y a que mostraran una disminución del tejido adiposo marrón.

Los hallazgos revelan que la p53 puede ser una nueva diana terapéutica para combatir la obesidad y, según explicaron Mar Quiñones Omar Al Massadi y Cintia Folgueira, los principales autores del trabajo, demuestran que las proteínas que intervienen en la formación o supresión de tumores también pueden estar involucradas en el desarrollo de obesidad, y ya se ha comprobado que los pacientes obesos tienen más probabilidades de padecer cáncer, por lo que dos patologías en principio tan diferentes como la obesidad y el cáncer comparten mecanismos moleculares.

Un camino optimista hacia los anaqueles

Las proteínas juegan un papel fundamental en todo proceso metabólico, lo complicado es dar con cuál de ellas funciona de forma directa en cada campo, definiendo un mecanismo concreto; de ahí que haber encontrado tan claramente este poder protector contra la obesidad de la p53 sea un adelanto.

También lo es porque abre un frente en la lucha contra la obesidad. Lo explica el profesor Al-Massadi: “Esta investigación descubre o da importancia a una nueva diana terapéutica, como puede ser p53, para un futuro estudio en ensayos clínicos y en humanos que a lo mejor a la larga puede dar lugar a un fármaco contra la obesidad.

“Es importante decir que como la activación de p53 lo que hace es disminuir peso reduciendo también la ingesta, pero sobre todo aumentando el gasto energético activando el tejido adiposo pardo, si se consigue un fármaco, lo que este va a activar es el gasto energético y no va a actuar tanto en la ingesta, con lo que las personas van a poder comer lo mismo, pero sin embargo van a poder adelgazar”.

Nueva generación de fármacos antiobesidad

Aunque de momento este estudio presenta una primera fase experimental con animales de investigación y queda un largo camino hasta que lleguemos a tener un fármaco antiobesidad basado en esta proteína en las farmacias, el futuro pinta muy prometedor. Como apunta Omar Al-Massadi, “actualmente el mejor tratamiento contra la obesidad ahora mismo es la cirugía bariátrica (diversos procedimientos quirúrgicos para reducir la capacidad del estómago).

“Pero el problema de esta cirugía es que está restringida a los casos más graves de obesidad. Y los medicamentos actuales que hay contra la obesidad tienen un 10% de eficacia en el peso corporal, una eficacia muy baja. Por lo tanto, descubrir nuevas dianas que puedan en el futuro desarrollar su fármaco es muy importante”.

Obtener un medicamento basado en la proteína p53 sería, como señala el profesor Al-Massadi, “un nuevo abordaje, como algunos de los fármacos que se están desarrollando ahora, no todos, actuando en el gasto energético en vez de en la ingesta, que es el desarrollo clásico de los fármacos antiobesidad (comes menos, pesas menos).

“Ahora puedes atacar otra parte de la ecuación del peso corporal, que es el gasto energético: comiendo lo mismo vas a gastar más energía y vas a perder peso”.

Los resultados de esta investigación forman parte de un proyecto europeo muy ambicioso en el que se ha contado con la colaboración del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el Institut d´Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS), la Universidad de Córdoba, los institutos Helmholtz Zentrum y Max Planck, de Múnich, y la Universidad de Cambridge. Rubén Nogueiras, el profesor de la Universidad de Santiago que puso en marcha este proyecto, continuará estudiando la proteína p53, concretamente su efecto sobre la glucosa.

Fuente:

p53 in AgRP neurons is required for protection against diet-induced obesity via JNK1

El Confidencial